domingo, 21 de febrero de 2010

752. El criadero II

Afortunadamente, me dejaron seis pares de ojos: los justos para pasar la Nochevieja.

3 comentarios:

Alís dijo...

Es que las tradiciones no se pueden ignorar...
¡Cómo estoy disfrutando este blog!
Un abrazo

Miguel Cobo dijo...

¡Doce ojos, que no doce uvas! (Cómo se diría, ¿ojívoro, oculívoro, ojófago, oftalmófago...?)

al dijo...

Alís: Me alegro. :-)

Miguel: ¿Oculófago?