lunes, 22 de febrero de 2010

753. La última aventura

En su lecho de muerte, al anciano le asalta un pensamiento inesperado:

“¿Me pusieron Pulgarcito por mi tamaño o por el tamaño de mi pulgar?”

Incapaz de morir con la duda, Pulgarcito se incorpora, se viste y comienza la última y más emocionante de sus aventuras.

3 comentarios:

Alís dijo...

Será cuestión de tener siempre alguna duda pendiente...
Un abrazo

Isabel González dijo...

Es una duda razonable, sufieciente para salir exculpado de su muerte.

Muy, muy, bueno.

claudia paredes dijo...

Era por el tamaño de...(lo descubrió más tarde)