domingo, 18 de enero de 2009

353. Magdalenas

A R.E., dibujante de magdalenas

Siempre quise ser un domador de magdalenas. Es un trabajo difícil y muy mal pagado. Por eso hay tan poca gente que lo ejerce. Sin embargo, yo estaba convencido de que era una profesión con futuro. Y sabía que, si perseveraba, lograría hacerme un nombre.

Me equivoqué. Pero no me importa. Ahora soy el mejor domador de magdalenas del mundo. Nadie lo sabe. Nadie menos yo. Y ellas.

2 comentarios:

adriana rey dijo...

ahora lo sabemos nosotros... cuándo tenga una magdalena ya sé a quién llamar para que me la dome. Qué suerte.

al dijo...

En serio: aunque de apariencia inofensiva, las magdalenas pueden ser muy peligrosas. Que se lo digan a Proust, si no.

Un saludo, Adriana.