miércoles, 27 de octubre de 2010

1.000. Las arañas

Cuando el elefante despertó, las arañas todavía estaban allí.

4 comentarios:

Miguel Cobo dijo...

¡Tiene tela!

claudia paredes dijo...

Tengo la corazonada de que no era la misma persona...

Alís dijo...

Seguían buscando la manera de comérselo o al menos evitar que llamara a otro elefante...

;-)

Un beso

(Ahhhhh, ¡¡ya van mil!!!)

al dijo...

Miguel: Marinera.

Claudia: ¿Estás segura?

Alís: Y pico.