lunes, 4 de octubre de 2010

977. Gemidos

Cada vez que el tren se introduce en el túnel, se oye un gemido de placer.

Indignados, los pasajeros montan una huelga: no volverán a tomar el tren hasta que el clítoris del túnel haya sido extirpado.

La empresa ferroviaria cede al chantaje.

Ahora, cada vez que el tren se introduce en el túnel, se oye un gemido de placer.

5 comentarios:

La Zarzamora dijo...

Ahhhhsss!!!
Eso es una ablación y lo demás son clitorinadas.

Besos, Al.

Vazquez dijo...

Y los pasajeros del tren que circula en dirección contraria. ¿No se quejan? ¿Aceptan la sodomía?

Patricia dijo...

¡Excelente Alberto!

Miguel Cobo dijo...

Lo que me extraña es que sólo se oiga uno.

Alís dijo...

¿Cuándo dejará de molestarnos el placer ajeno?

Un beso