lunes, 12 de abril de 2010

802. Regalo de cumpleaños

En su nonagésimo cumpleaños, le regalamos a nuestro abuelo un ejemplar de La Vanguardia del día en que nació. Lo estaba hojeando cuando empezaron a salírsele las lágrimas.

—¿Te encuentras bien? —pregunté. Era una pregunta tonta, lo sé.
—Me encontraría mejor si no estuviera hecho el sudoku.

3 comentarios:

Alís dijo...

Es feo entregar un regalo usado... ¡pobre abuelo!

Beso

Miguel Cobo dijo...

Lloraría por lo obvio. Lo del sudoku sería para disimular. He revisado todos los periódicos de 1920 (y aledaños)y no he encontrado ningún sudoku. Ni siquiera en el Asahi Shinbun ni en el Japan Times.

Delicioso anacronismo, amigo Al

al dijo...

Alís: No creas. A veces, los objetos usados pueden adquirir más valor (en función de quién los haya usado, claro).

Miguel: Es un cuento futurista.