martes, 8 de junio de 2010

859. Otra caja fuerte

El ladrón sólo tardó cinco minutos en abrirla, pero el dinero que contenía se había devaluado alarmantemente (por eso saltó la alarma).

5 comentarios:

Alís dijo...

El ladrón no se dio cuenta de que robaba a un ladrón mayor.

Si tiene cien años de perdón es por cándido (y gil)

Un beso

Isabel González dijo...

Me gustó la idea pero me chocan un poco "alarmantemente" y "alarma" Creo que podría pulirse unpoco más.
Crítica constructiva. Un saludo.

Adivín Serafín dijo...

Construiremos un nuevo banco para que el ladrón lo robe sin gran miramiento.

Blogsaludos

mara dijo...

Y qué es lo que no se devalua en este mundo?
mara

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

capitalismo salvaje... inflacion galopante.