martes, 15 de junio de 2010

866. Almoneda

Las cosas han cambiado mucho desde los tiempos del doctor Fausto. El Diablo ya no compra almas: se las vende a Dios.

3 comentarios:

Isabel González dijo...

Esta entrada me ha gustado mucho. Saludos. Te sigo leyendo aunque no siempre comente.

Alís dijo...

Son tiempos de crisis. Hay que vender lo que sea...

Un beso

B3N3 dijo...

Tiempo de crisis. Hasta Dios necesita comprar y es su necesidad la que convierte al diablo en el mejor vendedor, de almas.