jueves, 24 de junio de 2010

875. Prometeo encabronado

Setze jutges d’un jutjat mengen fetge d’un penjat.*
—Ya está bien de trabalenguas, ¿no?
—Vale, vale —dijo Alejandro—. Oye, ¿qué le pasa a tu hígado?

* Dieciséis jueces de un juzgado comen hígado de un ahorcado. (N. del T.)

2 comentarios:

Alís dijo...

Este alejandro se la está jugando...

(Se me ocurren varias teorías sobre qué le pasa al hígado de Prometeo)

Un beso

al dijo...

Creo que la cosa tenía que ver con un águila, aunque también podría ser cirrosis (es lo que pasa con estas palabras griegas, que confunden a los traductores).