martes, 6 de julio de 2010

887. Revolución Francesa II

La duquesa no soporta que le corten la cabeza.

—¿Pero es que no ven que soy una aristócrata? —exclama, altamente indignada.

4 comentarios:

Miguel Cobo dijo...

Es que antes de cortársela ya la había perdido. Suele ocurrirles a los aristócratas, se les sube la sangre azulada a la cabeza y la pierden.

Isabel González dijo...

Pues por éso - responde el verdugo encogiendose de hombros.

Ex-compi dijo...

Porque no eres un aristogata...

Alís dijo...

Y creían que eso era un pasaporte a la impunidad... menos mal que los franceses entendieron que no.

Un beso