miércoles, 7 de julio de 2010

888. El norte

—Siento que he perdido el norte.
—Tú lo que necesitas es una brújula.
—¿Una brújula? Yo soy una brújula.
—Por eso mismo.

3 comentarios:

María dijo...

Quizá fue el norte el que perdió su brújula

Alís dijo...

Desde luego ése es el colmo de una brújula...
¿Debería hacer oposiciones a veleta?

Un beso

al dijo...

María: El norte anda desnortado. ¿Quién lo desdesnortará?

Alís: Otro gallo cantaría, desde luego. ;-)