miércoles, 28 de julio de 2010

909. La sequía

Cuando llegó la lluvia, yo estaba dormido. Nadie me despertó.

Ahora no tengo más remedio que beberme los charcos. Cuando me los acabe, empezaré con el barro.

6 comentarios:

claudia paredes dijo...

Creí que cuando habías despertado, la sequía seguía allí. (Falta tan poco para los 1017...)

kika dijo...

Me encantan las imágenes que evocan tus textos!!

Alís dijo...

No es lluvia fresca, pero al menos bebes...

Un beso

al dijo...

Claudia: La sequía seguía. Me gusta.

Kika: Gracias. A mí me encanta la imagen que evoca el comentario de Claudia. :-)

Alís: Aunque tiene efectos secundarios.

Martín dijo...

Me gustó mucho este! Muy bueno Al! Un abrazo

al dijo...

Gracias, Martín. Un abrazo.