martes, 29 de diciembre de 2009

698. El regalo

Marta se quedó sin regalo. Como era secreto, no apareció el culpable. No quiso darle importancia, pero a su alrededor todo eran miradas incómodas. La fiesta no remontó y a una hora temprana surgieron las primeras excusas: la canguro, la comida de mañana, el cansancio acumulado… Poco después de la medianoche, Marta se quedó sola.

—¿Qué te ha parecido el regalo?
—¿Qué regalo? —preguntó Marta, justo antes de darse cuenta de que algo no encajaba—. ¿Quién…?
—Yo —respondió el amigo invisible—. Yo soy el regalo.

3 comentarios:

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

es de los que mas me han gustado.

muy bien resuelto al final.

buen trabajo.

ZoePé dijo...

Tender

al dijo...

Daniel: Gracias. Feliz año.

Zoe: A veces tiendo a tender, o al menos lo pretendo. ;-) Feliz 2010.