jueves, 13 de mayo de 2010

833. Urbanización

Desde que se mudó a la urbanización, el Hombre Araña se aburre mucho. Y no por falta de acción: cada dos por tres aparecen bandas de ladrones. Pero es que las casas son demasiado bajas.

3 comentarios:

Isabel González dijo...

Claro,se aburre no puede utilizar ni la mitad de sus recursos, en una urbanización funcionaría más otra especie de héroe, ¿un hombre-mono? o más rápido para atrapar a los ladrones a la carrera...

Alís dijo...

¿De qué sirve rodearnos de comodidades si no podemos realizarnos?
El hombre araña debería tomar un tren de cercanías e irse unas horas a la ciudad más próxima, para resarcirse.

Un beso

al dijo...

Isabel: Sobre todo si conduce un mono-volumen.

Alís: El problema es que la estación de cercanías más cercana está en la ciudad más próxima.