sábado, 29 de mayo de 2010

849. El conservero

—Lo hacía para que no acabaran en el infierno de las drogas y los matrimonios problemáticos —ha declarado el hombre que conservaba a los niños prodigio del conservatorio en frascos con formol; y ha añadido—: es que soy un conservador.

4 comentarios:

Mercè Estruç dijo...

muerte a los conservadores!!!

Alís dijo...

Lo peor es que es capaz de creérselo. Prefiero las drogas que el formol.

Un beso

al dijo...

Mercè: Bueno, tampoco hace falta ser tan radical. Muerte sí, pero a su debido tiempo (cuando marque la fecha de caducidad).

Alís: ¿También las prefieres al tequila? ;-)

Alís dijo...

Casi que también (es que el tequila no me entusiasma. Ya si me hablas de ron...)

Beso