domingo, 23 de noviembre de 2008

297. El peso

Hoy en el hipermercado he visto al asesino de mi hermano. Estaba pesando unas frutas. La dependienta tenía la mano en la báscula, haciendo presión para que pesara más. Por unos segundos, he tenido la tentación de decirle que lo estaban timando. Se me ha pasado en seguida, pero ahora me siento culpable.

Siento que he traicionado la memoria de mi hermano.

4 comentarios:

6 dijo...

Estoy enviciada, son tan pequeños y crujientes...

"Cuando haces pop..."

al dijo...

Buen provecho, 6.

ana dijo...

¿sabes? Yo para vengarme lo hago al revés. CUando puedo pesar la fruta yo misma, levanto un poco la bolsa para pagar menos. Soy una delincuente en toda norma. Todo sea por honrar la memoria de tu hermano!!

al dijo...

Como afirma el dicho, la venganza es una fruta que se pesa fría. O algo así.