sábado, 8 de agosto de 2009

555. El músico del azar

El científico loco quiere demostrar que un chimpancé encadenado a un piano, tarde o temprano, acabará aporreando la secuencia de teclas necesaria para interpretar la Sinfonía número 9 de Ludwig van Beethoven.

A los cinco minutos de estar sentado al piano, el chimpancé ya ha tocado el estribillo de “Yesterday”. No parece especialmente emocionado.

Diez minutos más tarde, sin ser consciente de ello, realiza una nueva versión de “Smoke in the water”.

Dos horas después ha ejecutado “She’s a rainbow”. Aunque en su vida ha oído a los Rolling Stones, se mantiene bastante fiel a la melodía original.

El chimpancé muere sin haber interpretado la Sinfonía número 9, aunque ha tocado fragmentos de las ocho sinfonías anteriores.

El científico loco se vuelve loco.

6 comentarios:

Alejandro Ramírez dijo...

¡Excelente!

Ulysses dijo...

Si hubiera vivido el científico y el mono unos siglos mas, quizás que podría haber sucedido.

Saludos

al dijo...

Alejandro: Gracias.

Ulysses: Quizás.

Marta dijo...

Normal, pobrecico. Es que el mono lo hizo pa joderle, seguro.

no comments dijo...

Jajjaja
Justo se murió el mono, con lo feliz que hubiera hecho al científico...

Buen relato.

Un saludo indio

Miguel Cobo dijo...

Gracias al mono, si el científico loco se volvió loco, se volvió cuerdo.