domingo, 8 de noviembre de 2009

647. El indulto

El indulto le llegó de la forma más inesperada: el propio rey cortó la soga.

—Gracias —dijo el ex ahorcado. O lo habría dicho, si su garganta no hubiera estado sometida a tanta presión.
—De nada —respondió Alejandro—. Ha sido un placer.

2 comentarios:

Gata dijo...

Es un poco gay este cuento o soy yo q estoy fatal ;P

al dijo...

Estás fatal.