domingo, 22 de noviembre de 2009

661. El hijo del alquimista

Hace cuarenta años que no le dirige la palabra a su padre. Exactamente, desde el día en que halló a su soldadito de plomo convertido en soldadito de oro.

5 comentarios:

Ex-compi dijo...

Ni yo le hablaría, es romper la infancia para pasarla directamente a la vida adulta sin anestesia.

Angus dijo...

Excelentes letras.

Casiopea dijo...

Como dice Ex-compi... yo tampoco le hablaría. Me imagino al pobre hijo del Rey Midas, con todos los juguetes de oro... En el asilo acabaría el Rey y con razón. Besos

al dijo...

Ex-compi: Romper la infancia, o desplomarla.

Angus: Gracias.

Casiopea: Pobre príncipe. Para colmo, siempre supo que los Reyes eran los padres. (Chiste viejo.)

Víctor dijo...

Que cabr*** el alquimista. Aunque el hijo se podría vender el de oro y comprarse miles de plomo.

Un saludo.