martes, 9 de junio de 2009

495. Estocolmo

—Se negaba a abandonar el zulo de 10 metros cuadrados en el que había estado tanto tiempo secuestrado.
—¿Síndrome de Estocolmo?
—No, nada de eso. Es que su piso era más pequeño.

5 comentarios:

eva- lazarzamora dijo...

Pues claro, que de tonto no tenîa un pelo, si ya se habîa montao allî el tinglao que no vengan a fastidiarlo ahora con tener que ir a recoger sus cosas y mandarlo para Estocolmo. Faltarîa màs.
Un beso al locuelo de mi Al.

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* dijo...

jejeje es humor, no?? jejejje Amigo como siempre un placer visitarte (no tan seguido como quiera, pero voy fatal d tiempo).

TE dejo un relajante abrazo y un besote.

Beatriz

dijo...

Buenísimo.Ahora mismo encargo encargo un secuestro exprés.

(!) hombre perplejo dijo...

Perdonadme el chiste fácil, pero cuando le desalojaron del zulo no paraba de renegar: "¡Estoselcolmo!"

JJ dijo...

Y además, tenía que pagar hipoteca!