miércoles, 15 de julio de 2009

531. El otro cuento de la lechera

¿T’has fijao qué cursi es la moraleja
del cuento de la lechera?

ALBERT PLA, “El gallo Eduardo Montenegro”

Imaginemos que, en el último momento, la lechera consigue evitar la desastrosa caída del balde. Su negocio tiene éxito y, en cinco años (tal vez seis), se convierte en la segunda compañía lechera del centro y sur de Europa. Con vacas deslocalizadas en el Lejano Oriente, donde una niña (también deslocalizada) fantasea con montar un negocio. Pero la última noche, como todas las noches, ha dormido demasiado poco. En cualquier momento se producirá el desastroso e inevitable accidente.

2 comentarios:

Víctor dijo...

Desde la invención del resistente Tetra Brick, el cuento de la lechera perdió fundamento.

Saludos lelos!!!!

al dijo...

Es verdad. Se volvió un poco "acartonado".