jueves, 4 de marzo de 2010

763. Biblioteca

—Así que esto es una biblioteca…
—¿Te esperabas otra cosa?
—La verdad… Yo siempre había creído que una biblioteca era, no sé, como una discoteca. Sólo que en lugar de discos pinchaban libros.
—Claro. Y en las hipotecas pinchan caballos, ¿no?

7 comentarios:

Isabel González dijo...

Muy ingenioso.

(No olvides de poner la tilde de "ésto")

Un abrazo,

Isabel

al dijo...

Isabel, esto nunca lleva tilde, ya que sólo puede ser pronombre.

(!) hombre perplejo dijo...

Ésto es tó, ésto es tó, ésto es tódo, amígos !)

Miguel Cobo dijo...

En cierta ocasión,echando un vistazo en la biblioteca de un vecino, encontré uno de esos libros huecos (ornamentales) y lo leí completo. Desde entonces soy nihilista.

Eva- La Zarzamora dijo...

Pero que listo es mi chico...
Por cierto el hipódromo ¿cómo lo pinchas?

Besos, Al

al dijo...

Me parece que tú a lo que te refieres es al chutódromo.

Eva- La Zarzamora dijo...

No, me refería al pinchódromo.
Besos, Al