domingo, 28 de marzo de 2010

787. Kilómetro cero: Una precuela

Mateo nació justo después de las uvas. Matías, su hermano gemelo, nació justo antes.

La de Matías fue la última quinta a la que le tocó hacer el servicio militar obligatorio.

6 comentarios:

Eva- La Zarzamora dijo...

Eso es tener mala uva

Besos, Al

Alís dijo...

Coincido con Eva: qué mala uva!!

Beso

Miguel Cobo dijo...

Toda precuela no sólo conlleva su secuela, sino que nos traerá sus postcuelas. Porque ¿quién no podría pensar que Matías, imbuido de un vocacional espíritu militar, llegaría a ser el celebérrimo general Matías Neonato de las Viñas?

Adivín Serafín dijo...

Miguel, aún sería peor que Mateo fuera capitán vocacional y al pobre Matías se le inflaran las pelotas cada vez que viera un uniforme.

El cadaver Exquisito dice... dijo...

vidas unidas destino separados interesante

:)

al dijo...

Eva, Alís: Es una bomba de racimo que desprende rayos UVA.

Miguel, Adivín: O que el general Matías descubriera, frente al pelotón de fusilamiento, aquella tarde remota en que su padre le dijo: "Yo soy Darth Vader." Creo que me he liado.

Exquisito: Son como dos asteriscos.