sábado, 6 de marzo de 2010

765. La casita

El arquitecto se lava las manos.

—A mí la señora me encargó una casita de chocolate en primera línea de bosque, y eso hice. ¿Cómo iba a adivinar que la quería para eso?

5 comentarios:

Isabel González dijo...

Estupendo, me encantó.

Un abrazo

ZoePé dijo...

Felicidades!!

al dijo...

¡Gracias!

Lu Delimonymiel dijo...

y si...! él hizo su trabajo! ;)

Alís dijo...

Genial!!
Si los arquitectos tuvieras que hacerse responsables del uso que se hace a sus construcciones... ufff, qué miedo.
Beso