martes, 14 de septiembre de 2010

957. Honradez brutal

Creíste en la honradez y en la moral,
¡qué estupidez!

CÁTULO CASTILLO, “Desencuentro”


El alcalde acaba de decidir que de ahora en adelante va a ser honrado. Y no sólo de ahora en adelante; también de ahora en atrás. En efecto: la suya va a ser una honradez con carácter retroactivo.

De ahora en adelante va a tener que cumplir todas las promesas electorales hechas en los últimos veinticuatro años.

4 comentarios:

Alís dijo...

Peligroso ataque de honradez el que le dio al alcalde. Intuyo un próximo infarto por estrés, a no ser que se le quite de la cabeza esa idea.

Un beso

Patricia dijo...

Mandámelo para Córdoba!
Saludos

kika dijo...

Aunque tal vez no sea posible, porque cuando concibió dicha idea, tampoco estaba siendo honrado.

persépolis dijo...

http://buscandokamchatka.blogspot.com/