lunes, 20 de septiembre de 2010

963. El tomate

—Fíjate: nosotros aquí, atracando un banco de esperma; y el presidente del Banco Mundial, con un tomate en el calcetín.
—¿Adónde quieres llegar?
—Nosotros jamás nos pondríamos en la cabeza una media agujereada.
—Claro que no. Somos más listos.
—Ahí es donde quería llegar.

3 comentarios:

Alís dijo...

Se nota, se nota

jajajaja

Un beso

Anneliese Dundee dijo...

De tomates y chorizos va la cosa

al dijo...

Hablando de chorizos, Anneliese, alguien ha robado los botones para dejar comentarios en tu blog.