sábado, 2 de enero de 2010

702. Cenicienta presumida

El Hada Madrina se la encontró llorando porque no podía ir al casting de Gran Hermano. Sin pensárselo dos veces, la convirtió en una rata.

2 comentarios:

Adivín Serafín dijo...

La rata se encontraba en su ambiente. No dejaba de decir "yo alucino, yo alucino". De repente, se cruzó en su camino la presentadora más dicharachera de Gran Hermano y la rata empieza a gritar:
-¡Eres tú! ¡Eres tú!
-Servicio de orden, apártenme de mi esta acólita. Por favor, una rata de mi rango aguantando a una plebeya como esta.

al dijo...

A las ratas les gusta la telebasura.