lunes, 18 de enero de 2010

718. Conductor suicida

El conductor suicida es un fantasma, luego no puede ser suicida.

Que digo yo: ¿por qué no se les llama conductores homicidas, sean fantasmas o no? Al llamarlos suicidas parece que demos más valor a su condición de víctimas de sí mismos, cuando lo que debería primar es ese sí mismos. No sé si me explico.

7 comentarios:

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

Debo decir que la idea es brillante. Me quedó un poco cojo el texto no sé le hubiera dado un poco más de narración.
Pero, me dejó muy buen sabor de boca.

Respecto a lo del libro que voy mandar a bubok, estoy dejandoselo ver a un profesor de literatura, amigo mío. De momento, creo que será suficiente. De todos modos, gracias por el ofrecimiento.

Rompecabezas dijo...

Opino igual que Daniel, le faltó un poco de entendimiento, se que es tu estilo pero sería agradable más fácil seguir lo que dices, que sea más fluido. Te sigo leyendo

Meigo,aprendiz de Druida dijo...

Tienes troda la razón. Te explicas perfectamente y pronto.
Besos.

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

Me parece que la idea es clarísima, es mas bien una reflexión sociológica y no necesariamente un cuento. Por eso la estilística da lo mismo.
La conclusión es muy cierta. Saludos.

(!) hombre perplejo dijo...

Con claridad meridiana !)

Tampoco es que, en virtud de las normas de tráfico, pueda llamársele legítimamente "conductor", ergo habrá que rebautizarle completamente.

al dijo...

Daniel: Gracias a ti. Suerte.

Rompecabezas: Tomo nota.

Meigo, Valentín: Gracias.

(!): Inductor, tal vez. O autoinductor.

carlos de la parra dijo...

Super.El final está como para que lo entienda Dios,pero ésto lo hace aún mejor.