domingo, 3 de enero de 2010

703. Ricitos de Oro II

Cuando regresó a la cabaña, los tres osos seguían escondidos en la panic room. La sopa estaba fría. Y, para colmo, en el exterior había un burro, un perro y un gato que no paraban de hacer ruido.

—Esto es peor que el reguetón.

2 comentarios:

ZoePé dijo...

¿Hay algo peor que el reguetón?

al dijo...

Supongo que no. ;-)