martes, 3 de agosto de 2010

915. El Sitio Santo

Diez mil setecientos kilómetros más adelante, los peregrinos se detienen con el camino bifurcándose a sus pies.

Uno de los ramales conduce al Sitio Santo. El otro, a un parque temático que reproduce con bastante fidelidad el Sitio Santo.

No hay indicadores, pero tampoco importa demasiado.

5 comentarios:

Alís dijo...

Cuando el negocio va bien es difícil vencer la tentación de poner sucursales...

Un beso

Isabel González dijo...

Ambos son un negocio¿no?.
Saludos.

Tropiezos y trapecios dijo...

Vaya...¿y ante este planteamiento qué hacemos?

Supongo que en el parque temático al menos te lo pasarás bien...

Un saludo.

Oski.

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

Parque temático, las sutiles diferencias son las que cuentan… salvarse y de manera divertida además. El sueño de todo predicador posmoderno.

al dijo...

Alís, Isabel: Son negocios y, en ocasiones, son negaciones del ocio.

Oski: Eso dependerá de lo que entiendas por pasarlo bien.

Valentín: Confieso que no me lo he inventado yo. En Buenos Aires, por ejemplo, hay un parque temático llamado Tierra Santa.