sábado, 28 de agosto de 2010

940. Aquí no se puede nadar

—¿Cómo que no? —salta Arquímedes—. ¿No sabes que un cuerpo sumergido en un líquido, etcétera?
—Sólo sé que no se nada —contesta Sócrates.

4 comentarios:

Alís dijo...

Así no hay manera de aprender... ni de enseñar.

Un beso

claudia paredes dijo...

Bañista.

Patricia dijo...

Filosófico micro. Y muy bueno además.

carlos de la parra dijo...

Dos gitanos no se leen la mano.