jueves, 5 de agosto de 2010

917. Voyeurismo

Acabo de practicar un agujero en la pared que separa nuestro dormitorio del dormitorio de nuestros vecinos. Ahora podremos espiar sus prácticas sexuales, robarles ideas y salvar nuestro matrimonio.

Además, ella podrá comprobar que si llego tarde a casa no es por haber estado montando un trío con los vecinos.

2 comentarios:

Alís dijo...

La segunda razón justifica totalmente el agujero... jejeje.

Un beso

Patricia dijo...

Un matrimonio al que se le han acabado las ideas pero no lo celos... delicada situación planteás. Caminan por la cuerda floja.
Saludos