miércoles, 4 de agosto de 2010

916. Abogacía

A punto de jubilarse, hace balance de toda su carrera. En cuarenta años no ha ganado ningún juicio, lo que lo llena de un secreto orgullo. Siempre le ha tocado defender a criminales de la peor calaña. Todos, sin excepción, merecían un juicio justo. Y lo tuvieron. También merecían un abogado poco competente y poco competitivo. También lo tuvieron.

2 comentarios:

Patricia dijo...

Excelente idea, muy bien desarrollada. Quitaría el primer "tambien".

Tambien me gusta.

Alís dijo...

En lo que merecemos entran diferentes tipos de justicia...

Un beso