miércoles, 25 de agosto de 2010

937. Crecimiento de Peter Pan

Diga lo que diga el abuelo, Peter Pan creció al comprender que una cosa es desear con todas sus fuerzas seguir siendo un niño y otra muy distinta es seguir siendo un niño consentido al que se le concede todo lo que desea.

7 comentarios:

Mademoiselle Calamité dijo...

Me encanta.
:)

Alís dijo...

Cuando se dan cuenta de eso maduran la mayoría.
Me gusta la reflexión

Un beso

lemaki dijo...

Sí, es cierto, estoy de acuerdo con Alís, buena reflexión.

NO es lo mismo tener ilusiones y sueños que comprobar por experiencia propia, que al recibir un capricho se guarda algún tipo de interés por la otra persona o no te regalaran nada a cambio de nada... mmemmmm, que es esto?? algo raro ha salido, ya no lo borro, bórralo tú.

me agradó la moraleja.

saludos.

Javi dijo...

Mi pregunta es qué haremos nosotros, Peter Panes de tus 1017 cuentos, dentro de 80 días.
Espero que escribas el 1016, 1016 bis, 1016 bis bis, y así podamos seguir siendo (niños) lectores, por mucho tiempo.
Un saludo.

Patricia dijo...

Sí, eso es crecer.
¡Excelente!

Saludos!

Miguel Cobo dijo...

Creció justo por la diferencia que existe entre un niño consentido y un niño con sentido.

al dijo...

Calamité: :-)

Alís, Lemaki: Gracias. (Yo no borro nada, salvo el spam y algunos comentarios "trolleros".)

Javi: Os podéis pasar a mi otro blog, que empieza a estar celoso.

Patricia: ¡Gracias!

Miguel: Como diría el Capitán Garfio, ahí la has clavado.