jueves, 27 de marzo de 2008

28. Glam Hermano

Cuando la concursante se enteró del rumor que circulaba por el exterior, se puso a llorar. Lloró tanto que casi inunda el confesionario y el resto de la casa.

Sus compañeros trataron inútilmente de consolarla.

Al final, ella sola se enjugó las lágrimas.

Y dijo:

—Me voy.

Y se fue.

Sin embargo, el rumor seguía allí.

Y allí siguió, y siguió.

Y siguió.

Siguió alimentando durante semanas a los mismos programas que lo habían alimentado.

Y no era para menos.

Si el rumor era cierto (y no digo que lo fuera), aquella chica había leído libros.

2 comentarios:

claudia paredes dijo...

Me gustó tanto esto que le aposté un Pepito.(aunque no sé si mis "pepitos" cotizan).

al dijo...

Apuesto que sí.